Volver
LIGA LEB ORO
Cuando el infortunio de las lesiones se cruza en el camino al ascenso
5/13/2020 - 6:16 PM
Contaban con unas plantillas planificadas al milímetro para la lucha por el ascenso y llegaron a mantenerse firmes en su propósito a lo largo de toda la temporada, pero el infortunio llegó a sus vestuarios en forma de lesión y ya nada volvió a ser como antes. Así le sucedió al Cantabria Lobos de Pablo Laso cuando perdió a su jugador franquicia, al Ford Burgos de Andreu Casadevall cuando tenía ya el ascenso en su mano o al River Andorra de un Joan Peñarroya que pudo resarcirse poco tiempo después.

PABLO ROMERO / ÁREA DE COMUNICACIÓN FEB

Suele decirse que en la Liga LEB Oro nada puede darse por supuesto hasta que suena la bocina. Unas palabras que quizá puedan sonar a tópico cuando son técnicos y jugadores quienes las pronuncian, pero que han sido ratificadas a lo largo de la historia por diferentes momentos en los que la crueldad se cebó con sus protagonistas.

Y si no que se lo digan a equipos como el Cantabria Lobos de la temporada 2006/07, un transatlántico que navegaba imparable hacia la Liga Endesa de la mano de un novel Pablo Laso y que terminó encallando en una primera ronda de Playoffs cuando Cuthbert Victor cayó lesionado.

O a un Ford Burgos, que se encontraba a tan sólo 40 minutos del ascenso en la campaña 2009/10, cuando una mala pisada rompió algo más que el tendón de Aquiles de su base Chris Hernández para terminar jugando a favor de su rival; un Vive Menorca que aprovechaba ese hándicap para remontar la eliminatoria.

Historias que ninguno de sus protagonistas hubiera querido vivir -o al menos de ese modo- y que repasamos ahora en primera persona desde una Liga LEB Oro en la que la salud bien pudo haber sido sinónimo de ascenso para sus respectivos equipos.

Una oportunidad perdida y que tan sólo en algunos casos pudo ser reversible con el paso de los años.



2002/03: Universidad Complutense, una épica sin Francis Sánchez ni Álex Urtasun

El suyo fue uno de los primeros milagros en la historia de la Liga LEB Oro. Un equipo surgido en el entorno de una Universidad, con un presupuesto muy limitado y excesivamente humilde en su día a día, pero en el que la mano del técnico Miguel Ángel Martín (el cura) hizo que a punto estuvieran de poder dinamitar el orden establecido.

Una plantilla que tuvo que lidiar con los contratiempos llegados a modo de lesiones ya durante una pretemporada en la que el cedido Álex Urtasun (Valencia BC) caía lesionado de larga duración, dejando coja una línea exterior que sufriría una nueva baja apenas unos días después con la lesión de Francis Sánchez (cartílago).

Sin dos de sus piezas fundamentales, la llegada de Andre Turner y Maciej Lampe permitió al equipo enderezar el rumbo marcado por unos inicios dubitativos hasta el punto de poder alcanzar unos Playoffs que, ya de por sí, fueron históricos para el club. Una vez en ese punto y con la tranquilidad que tan sólo el cura podía aportar a su plantilla, el equipo fue avanzando sin presión alguna hasta la hora de poder alcanzar unas semifinales en las que el vencedor lograría plaza de ascenso a la Liga Endesa.

Sin lugar a dudas el momento más valioso de su historia y ante el que el conjunto madrileño ya no pudo aguantar el tirón de un CB Murcia hecho a conciencia para el ascenso. La Universidad Complutense caía por 3-0 con una plantilla mermada y con poco fondo de armario a la que quizá la presencia de Sánchez y Urtasun bien pudo haber aportado un poco de oxígeno, algo que hubiera sucedido en caso de que los plazos marcados con sus lesiones hubieran sido los previstos en un principio.

Y aunque probablemente aquel equipo de campus universitario no hubiera podido culminar su ascenso, la hazaña hubiera sido para siempre historia del baloncesto nacional.  


Balance con Francis: 3 victorias / 4 derrotas
Porcentaje de victorias: 43%

Balance sin Francis: 16 victorias / 16 derrotas
Porcentaje de victorias: 50%


Francis Sánchez: “Yo venía de jugar el año anterior en Francia, donde me habían llegado a ofrecer hasta tres años de contrato más, pero renuncié a la posibilidad de seguir porque me dijeron que había opciones de poder entrar en ACB si Mumbrú se marchaba de la Penya al Madrid como finalmente pasó. Esas opciones no se concretaron y surgió la posibilidad de ir a LEB Oro con Universidad Complutense para jugar en un equipo que me ofrecía muchos minutos y un peso importante en el equipo. Tenía pinta deque podía ser un año bueno y en pretemporada disfruté mucho con la libertad que me dio el cura, incluso hubo un partido amistoso en el que llegué a anotarle 40 puntos a Tenerife. Parecía que todo iba a ir realmente bien, pero entonces la mala suerte se cebó con nosotros porque Álex Urtasun y yo nos lesionamos prácticamente a la vez en esos días y eso desestabilizó mucho al equipo durante las primeras semanas de Liga. Fueron lesiones de larga duración en ambos casos y ninguno llegamos a jugar ya durante lo que quedaba de temporada.

Nunca se sabe que podría haber llegado a pasar si no hubiera sido así, quizás con los dos en la pista hubiéramos llegado al mismo sitio porque con nuestras bajas se trajo a Iván Humanes y Joe Alonso que eran buenos jugadores, pero siempre nos quedará la duda. Con el paso de las semanas, el equipo se reforzó con Andre Turner y con Maciej Lampe que venía cedido del Real Madrid y si eso hubiéramos podido combinarlo con lo que ya teníamos y con nosotros disponibles, igual la cosa hubiera sido muy diferente…

Si en aquellas semifinales ante el CB Murcia hubiéramos tenido ese equipo igual no hubiéramos perdido esa eliminatoria por 3-0 o igual sí, pero creo que podíamos haber llegado a ponerles en muchos más problemas al haber tenido una rotación más larga”.


descripción

Lampe llegó en el tramo final de la temporada (Foto: CBP)



2006/07: El primer éxito de Pablo Laso se diluye con la lesión de Cuthbert Victor

Casi con toda seguridad, no habrá habido una lesión más decisiva en la historia de la Liga LEB Oro que la que “atacó” al Cantabria Lobos de un novel Pablo Laso en el tramo final de la temporada 2006/07. Así lo avalan los números y estadísticas que acompañaron a un equipo que lideró la competición durante un buen número de semanas y que certificó su primer puesto en la Liga Regular con un triple de Jordi Grimau sobre la bocina de la prórroga en aquel duelo decisivo ante el colíder Baloncesto León (J.31).

Todo parecía ir rodado para el conjunto cántabro en una competición en la que el campeón liguero aún no contaba con el premio añadido de poder hacerse con la primera plaza de ascenso, pero fue precisamente esa sensación de tranquilidad y confianza la que terminó saltando por los aires de la manera más tonta tras ese partido en León.

Y es que un simple juego durante el calentamiento de un entrenamiento derivó en la rotura de un dedo de la mano derecha de su estrella. Un Cuthbert Victor que había sido el gran dominador de la pintura cántabra a lo largo de toda la temporada y que dejaba así huérfano de liderazgo al equipo de Laso de cara al momento más importante del año, la lucha por el ascenso.

Acudiendo de urgencia a un mercado que, por aquel entonces, no tenía deadline durante la temporada, Pablo Laso trató de encontrar un doble sustituto con las contrataciones del cuatro italiano David Brkic y del novato norteamericano Ricky Woods. Aunque fue la inminente llegada de los playoffs y la falta de tiempo para su acoplamiento lo que terminó por entregar la responsabilidad a un Andre Howard que había ejercido como el escudero de Victor durante todo el curso.

Parecía que con esos movimientos podría ser suficiente para paliar la ausencia de su MVP, pero la dura derrota sufrida por los cántabros en su última jornada liguera en Lugo (-29) no hizo otra cosa más que anticipar la debacle. Porque, apenas unos días más tarde, los cántabros veían como sus opciones se evaporaban en una primera ronda de Playoffs en la que un Ciudad de Huelva repleto de ex jugadores cántabros (Camps, Van Lacke y Jönzen) ponía el punto y final a una excelsa temporada de los santanderinos.

Un amargo final que, tal y como muchos creen aún hoy en día, hubiera sido muy diferente en caso de que la estrella del equipo hubiera podido participar en dicha fase final.


Balance con Cuthbert Victor: 22 victorias / 10 derrotas
Porcentaje de victorias: 69%

Balance sin Cuthbert Victor: 3 victorias / 4 derrotas
Porcentaje de victorias: 43%


Jordi Grimau: “Habíamos protagonizado una Liga Regular realmente buena y en la que el equipo había demostrado que podía llegar muy lejos en la competición. Nos vimos prácticamente arriba durante todo el año, jugamos la fase final de la Copa Príncipe y llegamos a asegurar la primera plaza en un partido clave contra León en el que pude anotar el triple de la victoria. Estábamos convencidos de que, si seguíamos en esa línea, el equipo podía lograr algo grande, pero entonces llegó la lesión de Cuthbert Victor y eso nos desestabilizó por completo. Sabíamos que era un jugador muy importante para nosotros, pero no fue hasta el momento en el que nos faltó cuando realmente tuvimos la percepción real de todo lo que nos podía aportar.

Fue un momento muy duro para nosotros porque Cuthbert lo mismo te podía hacer un buen papel al cuatro que te servía de ayuda al tres. Su baja era como perder a dos jugadores. Cuando Andre Howard tuvo que cubrir su puesto, los galones le quedaron un poco grandes y eso el equipo lo notó. El puesto de cuatro le hizo estar muy dubitativo y fallón durante todo el playoff y eso el rival lo supo leer para atacarnos mucho por ahí. Por si fuera poco, yo me hice daño en la espalda durante el segundo partido en Cantabria, pude jugar en Huelva pero estaba hecho polvo y no pude ayudar al equipo como me hubiera gustado.

El resultado fue el que todo el mundo conoce, que terminamos perdiendo la eliminatoria contra Huelva y que nos quedamos sin poder optar al ascenso en un año que pintaba realmente bien pero en el que aquella lesión lo cambió todo”.


descripción

Cuthbert Víctor en un partido con Cantabria en Inca (Foto: FEB)



2009/10: Héctor García y la hepatitis que torció el camino de un gran Melilla

Suele doler el tener que perderse un momento clave de la temporada por una inoportuna lesión o por algo tan temido por los jugadores como suelen ser las roturas de ligamentos en la rodilla, pero debe doler mucho más cuando la baja en un partido es generada por algo tan insólito como lo que apartó a Héctor García de los Playoffs del 2010. Y es que este histórico alero madrileño se vio privado de la lucha por el ascenso tras sufrir una hepatitis provocada por una intoxicación alimentaria.

Un hecho que tuvo lugar entre la disputa de la última jornada liguera y el inicio de los Playoffs y que dejó en el dique seco al que ejercía como uno de los hombres más experimentado de aquel Melilla Baloncesto. Todo un jugador de referencia en los esquemas de Gonzalo García de Vitoria y que había sido clave, apenas unos meses antes, para que los suyos completaran una histórica primera vuelta en la que levantaron incluso el título de campeones de la Copa Princesa de Asturias.

Con el madrileño totalmente descartado para la disputa del momento más caliente del curso y con algún que otro problema de índole familiar afectando a otro de los pilares fundamentales del equipo, el factor anímico comenzó a hacer mella en una plantilla que había sorprendido hasta la fecha por su solidez. Pero sin la experiencia de Héctor, todo se complicó para el equipo tal y como recuerda el técnico ayudante Jorge Elorduy quien parece tener claro que aquella atípica “lesión” fue la que restó a su equipo gran parte de sus opciones en su camino a la Liga Endesa.


Balance con Héctor García: 22 victorias / 7 derrotas
Porcentaje de victorias: 76%

Balance sin Héctor García: 8 victorias / 7 derrotas
Porcentaje de victorias: 53%


Jorge Elorduy: “Fue una temporada muy importante para el club. El objetivo inicial no era otro que el de poder dar un paso al frente en la competición y para eso habíamos formado una plantilla con jugadores que han sido importantes en la Liga pero que, por aquel entonces, eran aún jóvenes y no tenían todavía la experiencia que llegaron a adquirir con el paso de los años.

Hicimos un buen grupo humano y empezamos muy bien la temporada con varias victorias consecutivas. El equipo comenzaba a jugar con mucha confianza hasta el punto de que llegó un momento en el que volábamos con la misma fuerza que un avión. Habíamos liderado la clasificación durante casi toda la primera vuelta, habíamos ganado la Final de Copa a Menorca y habíamos perdido únicamente dos partidos a domicilio, pero ninguno en casa. Eso nos dio muchísima confianza, pero a medida que nos fuimos adentrando en la segunda vuelta comenzamos a tener algunos problemas en el entorno de algunos jugadores que nos distrajeron un poco y que nos llevaron a sumar las primeras derrotas.

Aun así, el equipo logró terminar la Liga Regular en buena forma, derrotando al CAI Zaragoza que acababa de ascender y con ventaja de campo para todas las eliminatorias. Pensábamos que eso nos iba a permitir ser muy competitivos, pero nos pasó algo tan raro como puede ser el que un jugador fundamental sufra una enfermedad que nada tiene que ver con lo deportivo. Él había sido importante en la Liga y en la conquista de la Copa y su ausencia comenzó a notarse muy pronto. Como suele pasar, esa baja nos unió primero como equipo y nos ayudó a sacar la primera ronda de cuartos contra Girona, pero a partir de ahí, nos vimos superados en semifinales por un Ford Burgos en el que echamos mucho en falta la experiencia de Héctor.

El que él no estuviera fue un auténtico frenazo para el equipo ya que nos aportaba mucho ya no solo sobre la pista sino también a nivel grupal y en esos momentos en los que el equipo necesita del liderazgo de esos jugadores que suelen ser referentes. Quizá con él en el equipo las cosas hubieran sido diferentes…”.


descripción

Héctor García lucha por un rebote ante Urko Otegui (Foto: C. Melero / FEB)



2009/10: Chris Hernández, el talón de Aquiles que le costó al Ford Burgos su primer ascenso

De ascendencia mexicana y formación norteamericana, el paso de Chris Hernández por la competición marcó un antes y un después para aquellos equipos que contaron con la fortuna de poder tenerlo en su roster. Y si no que se lo digan a un Ford Burgos cuyo romance con el éxito en la Liga LEB Oro comenzó el día en el que este base se comprometió con el equipo de Andreu Casadevall. Un jugador que entendió a la perfección las directrices del técnico catalán para meterse de lleno en el papel protagonista dentro de un equipo que, como cada año, había llegado a la segunda vuelta lanzado.

Compartiendo minutos de juego con el experimentado Iván Corrales, ambos jugadores lograron dar forma a un tándem estelar en la dirección de un equipo que, tras completar la Liga Regular en quinta posición, llegó a los Playoffs por el ascenso sin nada que perder. De este modo, los burgaleses superaron las dos primeras rondas con sendos 3-1 ante Cáceres y Melilla para plantarse en una final en la que la condición de favorito corría a cargo de su rival, un Vive Menorca con pasado reciente en la Liga Endesa y para el que no existía otro resultado posible que no fuera el ascenso.

Aunque para conseguirlo, los de Paco Olmos tuvieron que trabajar duro ante un Ford Burgos que dejaba atrás su condición de cenicienta para poner en marcha la maquinaria del ascenso,especialmente tras haber podido “robar” en Menorca un punto antes del traslado de la serie a El Plantío. Con la ilusión desbordando cada rincón de la ciudad, el equipo caminaba imparable hacia la conquista del 2-1 pero fue en ese preciso momento cuando todas sus ilusiones se estrellaron contra el parqué de la histórica instalación burgalesa.

Chris Hernández se rompía en una acción de ataque y, con ello, el sueño del ascenso se hacía añicos para un equipo que era capaz de poner con honor el segundo punto en su casillero pero que no pudo sobreponerse ya al importante golpe anímico que supuso la lesión de su base titular. Porque el Ford Burgos llegó a verse a 40 minutos de poder rematar una final en la que, por primera vez en la historia, se remontaba un 2-1 en contra.

Y aunque la ciudad pudo cumplir con su objetivo apenas unos años después, en Burgos nadie ha podido olvidar la noche de aquel 2 de junio de 2010…


Balance con Chris Hernández: 27 victorias / 15 derrotas
Porcentaje de victorias: 64%

Balance sin Chris Hernández: 2 victorias / 3 derrotas
Porcentaje de victorias: 40%


Iván Corrales: “Cuando hablamos de aquella temporada, mucha gente tiene el recuerdo del magnífico Playoff que hizo el equipo, pero creo que debemos poner en valor todo lo que se había hecho en los meses previos y que fue la clave para que pudiéramos rendir a ese nivel en la fase final. Durante todo el año, el staff técnico encabezado por Andreu Casadevall trazó una línea de trabajo que hizo que todos estuviéramos perfectamente estructurados dentro de nuestro papel. Chris Hernández era uno de nuestros principales referentes ofensivos y una de las estrellas de la Liga y por eso su lesión nos hizo tanto daño y trastocó tantísimo todos nuestros planes.

Recuerdo perfectamente ese momento porque el equipo había vuelto de Menorca con el 1-1 y acababa de comenzar el tercer encuentro en casa. El verle caer, sus gestos de dolor y la sensación de que no iba a poder seguir creo que nos ayudó a todos a dar un paso al frente como equipo, la reacción colectiva fue brutal y eso fue a su vez la clave para que pudiéramos ponernos 2-1. El problema llegó después, porque el saber que la lesión era tan grave y que no iba a poder estar con nosotros durante lo que restaba de final nos influyó en el plano anímico. Tuvimos que retocar toda nuestra estructura, yo cambié mi rol al de base titular, el relevo exterior se redujo, modificamos el papel de los cincos… Y todo esto trastocó nuestro ritmo de juego.

Con todo esto, el equipo se vio afectado y creo que a su vez esto repercutió en el Bàsquet Menorca ya que ellos comenzaron a jugar mucho mejor. Teníamos la ilusión de haber podido lograrlo en el cuarto encuentro ante una afición que se había volcado con nosotros, pero ellos fueron mejores para llevar la serie a un quinto partido en el que aprovecharon la ventaja de campo para lograr el ascenso.

Fue una derrota dura pero muy valiosa ya que fue la primera piedra para que Autocid Ford Burgos comenzara acreer que podía ser un gran equipo fortaleciendo así su estructura para poder lograr posteriormente el ascenso”.


descripción

Chris Hernández defiente a Jorge Calvo (León) en el Plantío (Foto: FEB)



2012/13: La baja de Dani Pérez convirtió en terrenal al galáctico River Andorra

Cuando Dani Pérez se comprometió con el River Andorra en el verano de 2012, muy pocos podrían llegar a imaginarse la importancia que iba a llegar a tener en el juego de un equipo en el que los minutos se iban a vender caros ante todo un internacional como Thomas Schreiner. Y eso que, a sus 22 años, el joven base catalán sabía muy bien lo que era ascender de categoría tras la promoción conquistada apenas unos meses antes con el Menorca Bàsquet.

Pero poco a poco, el playmaker catalán fue ganando protagonismo en el juego de un equipo al que dejó a las puertas de poder alcanzar los dos títulos de la temporada (Liga y Copa) y al que llevó a conquistar un 80% de victorias a lo largo de la Liga Regular. Todo ello para liderar la tabla a lo largo de 17 jornadas cediendo únicamente su primera plaza durante la última de ellas.

Unos números que convirtieron a su equipo en el principal candidato al ascenso de cara a los Playoffs, pero que comenzaron a diluirse en el minuto 8 del segundo encuentro de semifinales ante Cáceres cuando el barcelonés cayó lesionado.

Y aunque el desafortunado momento no invitaba al optimismo ya sobre el parqué, fue la posterior resonancia la que confirmó una rotura muscular en el aductor que apartaba a Dani del equipo en el momento más importante del curso. Una lesión que obligó a Joan Peñarroya a jugarse el ascenso sin uno de sus jugadores de referencia y que terminó por privar a los andorranos de su objetivo en el quinto y definitivo encuentro de la serie ante el Lucentum Alicante.

Sin él, los porcentajes de victoria se habían reducido a la mitad y los esfuerzos de Pérez para poder regresar en tiempo récord de poco sirvieron. Dani tan sólo pudo jugar ya durante seis segundos en el quinto asalto, con los que recibir la ovación de su afición por un año en el que tan sólo la más inoportuna de las lesiones pudo privarle de la lucha por el ascenso.


Balance con Dani Pérez: 27 victorias/ 7 derrotas
Porcentaje de victorias: 79%

Balance sin Dani Pérez: 3 victorias/ 4 derrotas
Porcentaje de victorias: 43%


Dani Pérez: “Creo que fue una temporada muy bonita para todos porque éramos un equipo recién ascendido desde la LEB Plata y que tenía la ilusión de poder hacer un buen año en la categoría. Habíamos hecho una plantilla competitiva con la idea de no sufrir, pero desde el primer momento hubo una gran química entre los jugadores y eso nos llevó a estar todo el año en la parte alta de la tabla luchando por el liderato. Tuvimos la mala suerte de perder la final de Copa con un equipo tan potente por aquel entonces como el Ford Burgos y el destino quiso que ese partido decidiera también el ascenso directo en la última jornada y en idénticas circunstancias. Ellos sencillamente fueron mejores y a nosotros nos pesó lo que había sucedido unos meses antes.

Con el inicio de los Playoffs creo que el equipo supo poner en valor la temporada y mentalizarse de que podíamos llegar a luchar por el ascenso. Hicimos un buen trabajo a nivel anímico y eso nos permitió sacar adelante una primera ronda muy dura ante Leyma Coruña. En el segundo partido de semifinales ante Cáceres fue cuando llegó mi lesión, una rotura en el aductor de la que intenté recuperarme por todos los medios para llegar a la Final, pero ya no fue posible. Es de esos momentos que nunca quieres perderte y que sufres mucho más estando fuera. Andorra era una fiesta ese día y el pabellón se llenó, pero Alicante llegó con un auténtico equipazo y lo metió todo así que poco pudimos hacer.

Joan me sacó los últimos segundos para que pudiera recibir el cariño de la gente tras un año increíble y en el que me quedó únicamente esa espinita de no haber podido ayudar al equipo a lograr el ascenso. Pese a ello, lo recordaré para siempre como uno de mis mejores años”.


descripción

Dani Pérez en un partido en Andorra ante el CB Clavijo (Foto: Pablo Romero / FEB)

Te puede interesar...

El pívot norteamericano Matt Stainbrook ya es jugador del TAU Castelló para la próxima temporada.
fecha: 7/12/2020
No han sido pocos los fichajes confirmados ya para la próxima temporada en la Liga LEB Oro, pero ninguno de ellos ha contado con una carga tan emotiva como la que ha supuesto para su afición el retorn ...
fecha: 7/13/2020
El jugador norteamericano, con condición de asimilado comunitario a nivel federativo desde el mes de enero, cumplirá su segunda etapa con el conjunto vallisoletano después de recuperarse satisfactoria ...
fecha: 7/10/2020
El canario firma por una temporada con el club rojinegro.
fecha: 7/12/2020
El Melilla Sport Capital ha llegado a un acuerdo con Mathieu Kamba para que el internacional por la Republica Democrática del Congo vista de azulino la próxima temporada 2020/21, convirtiéndose así en ...
fecha: 7/10/2020
El Melilla Sport Capital se ha hecho con los servicios de Nedim Đedović, tras alcanzar un acuerdo para unir al alero bosnio de veintitrés años y al club melillense durante una temporada. Đedović se co ...
fecha: 7/12/2020
Jorge Lafuente, uno de los jugadores de referencia de los 10 años del club en LEB Oro, firma en esta nueva etapa por tres temporadas. En las tres últimas temporadas ha formado parte de HLA Alicante, C ...
fecha: 7/10/2020
El exterior granollerense llega a Fontajau con dos temporadas de experiencia en la LEB Oro. Josep Busquets Costa (Granollers, 1999) es el cuarto jugador de la plantilla del Baloncesto Girona 2020/21. ...
fecha: 7/13/2020
Seydou Aboubacar Hima (Níger, 9 de mayo de 1994 ) es un pívot de 2,07m. en constante progresión que destaca por su capacidad física en posiciones cercanas al aro, aportando solidez, rebote e intimidac ...
fecha: 7/13/2020
La nueva junta directiva del Força Lleida ha empezado a trabajar de cara la próxima temporada.
fecha: 7/11/2020
Seydou Aboubacar Hima (Níger, 9 de mayo de 1994 ) es un pívot de 2,07m. en constante progresión que ...
fecha: 7/13/2020
El Club Imprenta Bahía San Agustín y Palmer Inmobiliaria quieren comunicar oficialmente el acuerdo a...
fecha: 7/13/2020
El exterior granollerense llega a Fontajau con dos temporadas de experiencia en la LEB Oro. Josep Bu...
fecha: 7/13/2020
El escolta Mathieu Kamba se convertía el pasado viernes en el primer fichaje del Melilla Sport Capit...
fecha: 7/13/2020
No han sido pocos los fichajes confirmados ya para la próxima temporada en la Liga LEB Oro, pero nin...
fecha: 7/13/2020