Joaquín Prado, ilusionado (Foto: Palencia Bto)
|
Noticia LIGA LEB ORO

Chocolates Trapa Palencia y la búsqueda de un dulce renacer

9/12/2017 Con la llegada de Chocolates Trapa como nuevo patrocinador principal, con Joaquín Prado como técnico y a través del trabajo de una renovada plantilla, el Palencia Baloncesto tratará de mantenerse esta temporada entre la élite de una Liga LEB Oro en la que se han acostumbrado a ganar desde que en desde que en 2015 levantaran su primer título copero. Un complicado reto para un club renovado en todos sus frentes pero que se mantendrá fiel a su esencia colegial.

PABLO ROMERO / ÁREA DE COMUNICACIÓN FEB

No tendríamos que retroceder muchos años en el tiempo para toparnos con un Palencia Baloncesto que peleaba por despuntar en una Liga LEB Plata desde la que lograron el salto a la LEB Oro en un 2009 mágico. Una primera versión ganadora de un club que se ha empeñado en hacerlo casi todo bien durante las últimas temporadas para poder ejercer hoy en día como uno de los clubes más respetados del baloncesto nacional.

Andadura que explica que -año tras año- algunos de los mejores jugadores de la competición hayan elegido Palencia como el lugar al que ofrecer todo su talento deportivo y que ha llevado durante el verano de 2017 a varios de ellos a comprometerse con una entidad que decidió apostar este curso por una renovación total de su vestuario.

Con Joaquín Prado como nuevo técnico, con los experimentados Urko Otegui y Lamont Barnes como líderes del vestuario y con una decena de fichajes como refuerzo, la entidad palentina tratará de mantenerse en la zona noble de una competición de la que se han ganado el respeto durante las últimas temporadas y en la que volverán a luchar de nuevo para poder estar lo más arriba posible.

 

Joaquín Prado, un técnico de carácter internacional

Lideró durante años el proyecto del Actel Força Lleida en la Liga LEB Oro antes de dar un pequeño paso atrás el pasado curso para poder seguir sintiéndose entrenador en la Liga LEB Plata pero el destino baloncestístico no quiso olvidarse de un Joaquín Prado que recibió la oferta del Palencia Baloncesto en Eslovaquia durante su participación en el Europeo U18.

Allí, a la par que dirigía los designios de una Selección U18 a la que llevó a la conquista de la medalla de plata, Prado aceptó el reto de un equipo que supo cautivarle con su proyecto: “La primera llamada del club me llegó durante el Europeo y lo cierto es que tardamos muy poco tiempo en llegar a un acuerdo porque, ya desde el principio, el proyecto me pareció muy interesante. Querían seguir en la línea de las últimas temporadas, con la idea de hacer las cosas bien pero con una renovación importante de la plantilla condicionada por diferentes motivos. Esto último no me pareció ningún inconveniente a nivel personal ya que en mis últimos proyectos en Lleida y Pamplona así sucedió también y en ambos casos esto no fue un condicionante para poder hacer una buena temporada”.

De este modo, la entidad palentina daba los primeros pasos para la construcción de un equipo que comenzó a tomar forma cuando el técnico asturiano se sentó por primera vez con Fernando Martínez-Zulaica para definir los cimientos de su nuevo vestuario: “Cuando entramos en el mercado mediado el mes de julio éramos ya conscientes de que algunos de los jugadores importantes de la temporada anterior no iban a continuar con nosotros por diferentes motivos. Con ello nos vimos obligados a iniciar una renovación importante de la plantilla con la continuidad únicamente de Urko Otegui y de Lamont Barnes pasando a construir, en torno a ellos, el bloque lo más competitivo posible. Queríamos jugadores consolidados, que conocieran la Liga y tuvieran la mayor experiencia posible en ella y que, a su vez, estuvieran acompañados de jugadores que llegaran con un punto de hambre y motivación que aportaran un punto mayor de frescura del que se había tenido en el club durante los últimos años”.

 

La plantilla del Chocolates Trapa, vista por su técnico:

Con estas premisas, la dirección deportiva se sumergió en un mercado estival en el que su nombre y su trabajo de las últimas temporadas ejerció como un valor sumamente importante a la hora de poder incorporar a algunos de los jugadores más interesantes del mercado dando forma a una equilibrada plantilla.


Bases:
Quique Garrido y Sani Campara

Eso sí, esta se completará durante los próximos días con la llegada de un Nuevo base con el que complementar las prestaciones de unos Quique Garrido y Sandi Campa que han sido los dos primeros jugadores en incorporarse en dicha posición.

En el caso del jugador catalan protagonizando un retorno al equipo del que vistió su camiseta durante cuatro temporadas entre 2010 y 2014: “Quique es un base de sobra conocido en la Liga y mucho más aquí en Palencia después de cuatro temporadas muy buenas. Eso sí, a pesar de ser un jugador experto en la categoría encaja perfectamente en nuestra filosofía ya que llega con mucha ilusión, con mucha hambre y con ganas de aportar frescura a nuestro juego. Viene con muchas ganas de ayudar y de poder hacer una buena temporada y yo estoy muy contento con él tanto por su actitud como por el plano físico ya que ha llegado realmente bien”.

Por su parte, Sani Campara llega al equipo cedido por el MoraBanc Andorra de la Liga Endesa para gozar de minutos de calidad en una competición idónea para poder dar un paso al frente: “Va a ser uno de esos jugadores en línea de crecimiento que complementará con su ilusión la experiencia de nuestros veteranos. Ha llegado con muchas ganas de hacerlo bien para poder aprender y crecer con el equipo a través de su gran talento defensivo tal y como ha demostrado tanto en las categorías inferiores del Real Madrid como con su Selección. Para él este es un año muy importante en el que tendrá que estar a la altura para poder competir pero en el que también tendrá que tener los cinco sentidos en el aprendizaje que le van a ofrecer el equipo y la competición”.


Aleros:
Brice Pressley, Sergi Pino, Carlos Toledo y Jordi Grimau

Con experiencia en todos sus hombres, la línea exterior será uno de los puntos fuertes en el juego de un Chocolates Trapa que logró un golpe de efecto en el mercado con la contratación del hombre que cerró su perímetro, un Jordi Grimau procedente de la Liga Endesa y dispuesto a reencontrarse con su mejor versión en tierras palentinas.

Jugador con mucho que ofrecer y con el que Joaquín se siente encantado tras las primeras semanas de trabajo: “Para nosotros va a ser un jugador importante y más aún si tenemos en cuenta las ganas con las que ha llegado a Palencia después de una temporada que no fue sencilla para él. Tiene ganas de poder sentirse importante pero sobre todo de demostrar que puede ser un jugador determinante. Físicamente ha llegado realmente bien ya que parece que tuviera diez años menos pero mentalmente ha llegado aún mejor para poder dar mucho al equipo desde el primer día de una pretemporada en la que está ejerciendo como uno de los líderes del equipo”.

Con no menos experiencia llegó uno de sus complementos para la línea exterior, un Sergi Pino que logró el ascenso con Retabet.es GBC el pasado curso y que llega a Palencia dispuesto a ofrecer de nuevo su mejor versión: “Durante los últimos años Sergi ha demostrado que es uno de los jugadores importantes de una LEB Oro en la que ha estado en equipos de arriba aportando en todos y cada uno de ellos. Yo tuve la suerte de tenerlo ya un año en Lleida de donde guardo un magnífico recuerdo tanto de su esfuerzo como de su rendimiento y creo que va a ser una de las referencias de nuestro juego exterior. Fue una de las primeras opciones que surgieron cuando yo fiché y no lo dudé ya que es uno de esos jugadores que siempre suma en todos los aspectos que el equipo pueda necesitar”.

A ellos se unieron las contrataciones de unos Brice Pressley y Carlos Toledo con un amplio crecimiento de futuro pero que llegan a su vez con un amplio conocimiento de la competición tras haber disputado el pasado curso sus primeras horas de vuelo: “Ambos serán la sangre joven del equipo en el perímetro. En el caso de Brice creo que podemos estar ante uno de los jugadores vitales para nosotros porque su crecimiento la temporada pasada fue ya importante en Logroño pese a llegar a mitad del curso lo que nos hace pensar que este año, con una pretemporada de por medio, puede llevarle a ser un referente. Es un excelente defensor y un buen jugador en ataque lo que hacen de él un hombre muy competo. Por su parte, Carlos es otro de esos jugadores que debe aportarnos frescura e ilusión, quiere dar un paso al frente pero para ello deberá lidiar con tres jugadores importantes. Está dispuesto a pelear y a luchar por minutos para ser importante y creo que puede llegar a aportar mucho a nuestro juego”.


Pívots:
Nikola Cvetinovic, Urko Otegui, Marc Bauzá, Dartaye Ruffin y Lamont Barnes

Aunque si habrá de Nuevo dos hombres importantes en el equipo esos serán sus veteranos, unos Urko Otegui y Lamont Barnes que renovaron sus respectivos compromisos para seguir liderando al equipo desde la pintura.

Dos movimientos que han supuesto toda una alegría para su técnico: “Estamos muy contentos de que ambos puedan seguir una temporada más en el quipo. Conocen muy bien la Liga, han sido referentes del equipo durante los dos últimos años y conocen a la perfección lo que el club necesita de ellos. Personalmente coincidí con Lamont hace 10 temporadas en Murcia y allí me demostró ya que tenía calidad de sobra pero, en esta ocasión, me he encontrado con un jugador con muchas ganas, dispuesto a seguir compitiendo y que mantiene la motivación necesaria para seguir adelante. En el caso de Urko, si buscáramos la palabra competitividad en el diccionario saldría su foto. Es todo un líder para este grupo en espíritu, en esfuerzo y también en calidad por lo que estamos encantados de que sea nuestro capitán y ese referente que impulse al resto del equipo”.

A la búsqueda de experiencia, la llegada de Cvetinovic tras dos temporadas repartidas entre Oviedo y Araberri sirvió para complementar el juego interior de un equipo necesitado de centímetros en su pintura: “El año pasado hizo ya una temporada muy buena en Araberri demostrando que a sus 29 años podía ser un jugador con un importante crecimiento y lo que nosotros le hemos ofrecido es precisamente eso, que siga creciendo junto a nosotros. Va a ser una de las piezas más completas de nuestro juego interior ya que puede ayudarnos mucho a la hora de abrir el campo a través de su tiro exterior. Es un jugador que puede aportar mucho porque cada vez hace más cosas es un juego”.

En el lado opuesto, el estadounidense Dartaye Ruffin ejercerá como el debutante de un juego interior al que está aportando ya destellos importantes de calidad durante sus primeras sesiones de trabajo: “Será un jugador llamado a aportarnos esfuerzo, energía e intensidad en un juego interior desde el que creo que puede convertiré en uno de los jugadores más importantes de la Liga. Durante sus tres años en Suecia ha ido creciendo año tras año y las referencias que a nivel humano nos había dado Raúl Jiménez han sido corroboradas durante estos primeros días de trabajo. Es un jugador más pequeño pero más intenso que Lamont lo que puede hacer que ambos se complementen realmente bien al cinco”.

Deseoso de poder contar con una última pieza con la que complementar su pintura, Joaquín encontró en la figura de un viejo conocido de las selecciones de formación como Marc Bauzá al codiciado quinto pívot: “Coincidí con él en un par de selecciones, la última en la de su lesión, y estoy muy contento de que pueda encontrarse este año con nosotros. Poco a poco va cogiendo confianza baloncestística en todo lo que hace y su paso por Marín el año pasado fue muy importante en ese sentido. Tiene muchas ganas de trabajar para poder seguir creciendo y poder hacerse de nuevo un hueco en el baloncesto profesional tras su lesión. Personalmente estoy plenamente convencido de que la oportunidad de jugar al máximo nivel le va a llegar porque su empeño de trabajo está siendo muy grande. Está trabajando muy bien junto a Urko y Lamont y creo que eso será fundamental pese a que será el jugador más joven del juego interior”.

 

Una reinvención sin perder la perspectiva:

No serán pocos los cambios que puedapercibir este año una afición palentina que se reencontrará sobre la pista únicamente con dos viejos conocidos del pasado curso pero, pese a ello, en el seno de la entidad palentina no renuncia a poder ofrecer su mejor versión manteniéndose fieles a su espíritu colegial.

Unos deseos que comenzarán desde la defensa ya que si algo tiene claro Joaquín Prado es que el juego de su equipo deberá comenzar bajo el propio aro: “Defensivamente hemos de ser un equipo agresivo y sólido porque hemos construido una plantilla con la que queremos que sea difícil anotarnos puntos. Tenemos jugadores de perímetro con un buen físico que debe ponerle las cosas difíciles a los rivales y cuatros pequeños con buenas piernas a la hora de defender y mantener a los rivales alejados del aro. A partir de ahí, a nivel ofensivo, creo que podemos ser un equipo que juegue a campo abierto para generar tras transiciones y poder explotar nuestras ventajas en situaciones de 5x5. En pretemporada es lo que más nos está costando encontrar pero creo que podemos ser un equipo que juegue rápido y con un buen ritmo porque la variación del reglamento para esta temporada así lo va a permitir”.

A partir de ahí, el equipo comenzará su lucha por los triunfos en un año en el que no renuncian a nada pese a la dificultad que supondrá el poder mantener el nivel de excelencia de los últimos años: “Este año se han producido muchos cambios en el equipo en diferentes aspectos abarcando desde la plantilla a nuestra pista de juego por lo que el inicio de temporada va a ser un poco atípico respecto a las últimas temporadas. Esto hará que no podamos pensar de inmediato en objetivos a largo plazo y tan lejanos como puedan ser aquellos por los que luchemos en mayo o junio sino que tendremos que centrarnos en nuestro día a día y en aquellos retos más inmediatos. Comenzamos con la construcción de la plantilla y ahora estamos inmersos en la construcción de un estilo propio con el que poder ofrecer nuestra mejor versión para poder optar a los primeros triunfos de pretemporada. A partir de ahí veremos por dónde se puede mover el equipo y aunque nos gustaría repetir los éxitos cosechados durante los últimos años por las plantillas de Lezkano, Fisac o Sergio García somos conscientes de que no será un reto sencillo en un año en el que, sin embargo, no renunciamos a poder llegar hasta donde nuestro trabajo nos lleve y que esperamos que sea lo más lejos posible”.

Un reto en el que jugará un papel determínate una afición infalible, la de un Palencia Baloncesto que contará con el apoyo constante de sus gradas: “Desde el primer día nos marcamos como objetivo prioritario que si algo queríamos esta temporada es que nuestra afición se sintiera orgullosa de nosotros y para que esto suceda deberemos ser el equipo más competitivo posible. Para ello deberemos poner esfuerzo, entrega y sacrificio en cada sesión de trabajo y en cada partido para intentar que cada día sean más los aficionados que acudan a ver al equipo en un año en el que esperamos poder contar lo antes posible con nuestro nuevo pabellón”.