Continuidad en la línea exterior (Foto: Dani Marzo)
|
Noticia LEB ORO

Melilla Baloncesto, reseteando el engranaje de la ilusión

9/6/2016 Ningún otro equipo ha disputado más encuentros en una Liga LEB Oro a la que pocos conjuntos llegarán este año con mayor ilusión que la de un Melilla Baloncesto dispuesto a intentarlo de nuevo. Y es que los hombres de Alejandro Alcoba no renuncian a luchar de nuevo por el ascenso a una Liga Endesa que se ha convertido ya en algo más que un reto para un club ilusionado con la posibilidad de poder culminar su sueño.

PABLO ROMERO / ÁREA DE COMUNICACIÓN FEB

Since 1996. Con esta denominación tan norteamericana podríamos resumir el peso histórico en la Liga LEB Oro de un Melilla Baloncesto que no se ha perdido ni una sola edición de una competición de la que han disputado ya veinte temporadas y en la que alcanzaron su momento álgido con la conquista del ascenso a la Liga Endesa durante los playoffs de la pasada campaña 2015/16.

Sin lugar a duda el mayor éxito deportivo de una Ciudad Autónoma que inició de ese modo un largo verano de reuniones y gestiones en el que no pudieron alcanzar sin embargo el ansiado objetivo pero en el que asentaron con fuerza los pilares de un próximo curso en el que si algo tienen claro es que volverán a intentarlo.

Así se desprende ya no sólo de las palabras de aquellos que compondrán su nueva plantilla sino incluso del trabajo incansable de una junta directiva liderada por Jaime Auday y en la que no faltará una buena dosis de ilusión para poder luchar de nuevo por la conquista de un sueño para el que resetearán de nuevo el engranaje de la ilusión.  


Alejandro Alcoba, el elegido no podía ser otro:

Por cuarta temporada consecutiva, el banquillo del Melilla Baloncesto no podía tener otro protagonista que no fuera su hombre de la casa, un Alejandro Alcoba que tras años de trabajo en diferentes responsabilidades dentro del cuerpo técnico terminó por protagonizar la mayor gesta deportiva de su ciudad con la culminación del ascenso a la Liga Endesa.

Un éxito con el que reforzar el sentimiento de club de un técnico para el que, como cada temporada, supone todo un orgullo el poder portar en su pecho el escudo de su equipo: “Para mí supone una gran ilusión el poder seguir un año más al frente del banquillo del Melilla Baloncesto y más aún en una temporada en la que tenemos la responsabilidad de poder mantener el nivel tras lo logrado el pasado curso. El poder estar en tu ciudad y en tu club te hace sentir realizado y te ayuda a incrementar tus deseos de poder seguir creciendo como entrenador y eso es lo máximo a lo que un técnico puede aspirar”.

Con su continuidad asegurada pero pendientes de conocer el futuro deportivo del club, técnico y dirección deportiva se pusieron muy pronto manos a la obra para poder dar forma cuanto antes a una plantilla de referencia. Así lo explica un Alejandro alcoba satisfecho con el resultado: “Cuando comenzamos a planificar la plantilla aún no sabíamos a ciencia cierta si el equipo iba a poder dar el salto a la Liga Endesa o si por el contrario íbamos a seguir un año más en LEB Oro pero si algo tuvimos claro es que queríamos dar forma a un equipo lo más competitivo posible. Desde el primer momento Jaime Auday me manifestó su idea de poder seguir haciendo un equipo con el que poder luchar por los objetivos más ambiciosos y en esa idea comenzamos a trabajar. Buscamos dar continuidad a un grupo en el que hubiera las menos bajas posibles, en el que pudiéramos mantener el bloque y en el que si teníamos que hacer algún cambio fuera por jugadores de idéntica calidad y repercusión en la competición algo que hemos conseguido en la medida de lo posible con un grupo tan competitivo como el del pasado curso”.


La plantilla del Melilla Baloncesto, vista por su técnico:


Bases:
Pedro Rivero y Jorge Sanz

¿Qué mejor forma de dar comienzo a la construcción de una ambiciosa plantilla para la Liga LEB Oro que con la contratación del que quizá sea el mejor base de la competición? Probablemente así debió pensar Alejandro Alcoba cuando decidió lanzar sus redes sobre un Pedro Rivero dispuesto a seguir demostrando su clase en un proyecto ganador.

Con el “sí” del base segoviano, el conjunto melillense se aseguraba calidad y experiencia a partes iguales para un vestuario encantado con su presencia: “Estamos hablando de un jugador experimentado y que debe aportarnos un gran control del equipo sobre la pista, un base que debe imponer su experiencia y su saber estar para ayudar a que el equipo funcione. De él espero toda su creatividad y que genere mucho a través del bloqueo logrando ventajas para el juego de sus compañeros”.

Una labor que compaginará con un Jorge Sanz que crece temporada tras temporada y que tendrá en su mano la posibilidad de ratificarse como uno de los bases con mayor proyección de futuro de la competición: “Este va a ser un año muy importante para Jorge incluso  desde la pretemporada ya que el año pasado llegó al equipo para el tramo final de la competición y no tuvo la oportunidad de trabajar con nosotros desde el principio. Es todo un portento físico al que le vamos a pedir que trabaje al máximo para poder dar un paso al frente, nuestro objetivo no será otro que el poder ayudarle a que adquiera confianza para sentirse importante y pueda ir creciendo en paralelo al equipo”.

 

Aleros: Alfredo Ott, Álvaro García, Marcos Suka, Eloy Almazán y Pablo Almazán

Tres han sido las renovaciones logradas por la dirección deportiva en una línea exterior en la que Alejandro Alcoba tendrá de nuevo a su servicio a algunos de los hombres más importantes del equipo durante la pasada campaña.

Entre ellos, un Marcos Suka que lideró la valoración del equipo durante el pasado curso y que volverá a ejercer como uno de los ejes del nuevo proyecto melillense: “El año pasado Marcos ratificó sobre la pista que es nuestro auténtico jugador de referencia, el hombre más desequilibrante del equipo en todas las facetas del juego por lo que para nosotros era fundamental el poder retenerlo. Sabíamos que iba a ser difícil porque había un buen número de equipos interesados en él pero su compromiso y su deseo de poder buscar un regreso con el Melilla Baloncesto a la Liga Endesa ha hecho que siga con nosotros un año más. En esta nueva temporada tenemos claro que debe seguir siendo desequilibrante en el bloqueo directo así como en el 1x1 además de ejercer de nuevo como uno de los mejores defensores de la categoría”.

Junto a él repetirán presencia dos clásicos tanto de la Competición como del club, unos hermanos Almazán que portarán de nuevo su apellido en el dorso de la camiseta melillense: “Con la presencia de ambos tenemos perfectamente cubierto el puesto de alero ya que se complementan realmente bien. Pablo es un jugador que nos da mucho en defensa y que nos aporta mucho ya no solo al tres sino también en situaciones de poste bajo donde puede generar mucho juego mientras que Eloy nos ayuda a abrir el campo tras haber experimentado una gran mejora en el lanzamiento exterior lo que hace que sea uno de nuestros tiradores más peligrosos. Como capitán es una auténtica garantía, mi mano derecha en el vestuario donde su aportación es sumamente importante para el resto de compañeros”.

La cara nueva llegará con la incorporación de un viejo conocido de la competición, un Alfredo Ott que llegará al equipo con la siempre complicada misión de poder responder a la exigencia de un club con mentalidad ganadora: “Alfredo siempre ha sido uno de los jugadores que más nos ha costado defender en nuestros enfrentamientos de los últimos años. Un jugador muy completo y similar a Marcos Suka que debe aportarnos en las dos partes de la pista siendo un gran defensor del 1x1. Un jugador sacrificado en defensa y muy creativo en ataque con mucha potencia para jugar en diferentes situaciones lo que complementa con una buena mano desde el tiro de tres”.

La línea exterior se cerrará con la presencia de un escolta de la tierra, un Álvaro García que por tercera campaña consecutiva madurará en el interior de un vestuario al que ayudará en el día a día: “Álvaro coge este año el testigo de Pelayo Larraona. Pese a que tiene apenas 19 años cuenta ya con la experiencia de haber gozado de minutos durante los dos últimos años demostrándonos que tiene una gran puntería así como una buena visión de juego. Es un jugador con muchas ganas, con una buena progresión y que tendrá que ir quemando etapas mientras compagina el equipo de Liga EBA con su convocatoria en todos los partidos de casa en LEB Oro donde a buen seguro contará con minutos de juego”.

 

Pívots: Edu Gatell, Héctor Manzano, Kevin Van Wijk y Oliver Arteaga

Con dos renovaciones y otros tantos fichajes, el conjunto melillense volverá a contar con uno de los juegos interiores más poderosos de una LEB Oro en la que sus pívots tendrán mucho que decir.

Un cuarteto en el que no podía faltar la presencia de un Edu Gatell que, un año más, volverá a ejercer con su garra como el ojito derecho de la afición melillense: “La temporada pasada dio un salto de calidad importante en cuanto a juego y eso le ayudó a revalorizarse mucho. Es un grandísimo jugador, un motor defensivo para nosotros que intimida, llega a todos los tiros, defiende muy bien el 1x1 y rebotea. Es cada día un jugador más completo en ataque donde tiene mucha hambre y donde le vamos a pedir que siga mejorando las situaciones de poste bajo para que pueda mantener esa progresión que podría llevarle el año que viene a dar el salto a la Liga Endesa”.

A su vera estará un Héctor Manzano que va camino de convertirse en histórico del club y que para Alcoba supone todo un seguro en la pintura: “Es un jugador de la casa y después de 4 años podemos considerarlo ya un melillense más que conoce perfectamente lo que necesitamos de él. Es un jugador con una gran visión de juego, de pase y que nos ayuda a abrir mucho el campo para Gatell y Arteaga a la par que es capaz de intimidar a través del bloqueo directo y la penetración”.

A partir de estas dos renovaciones el club inicio la búsqueda de las dos nuevas piezas para su juego interior, en primer lugar con la llegada de un Kevin Van Wijk dispuesto a seguir creciendo desde la pintura melillense: “No era sencillo el poder encontrar un recambio para Brandon pero hemos considerado que Kevin era quien más se podía asemejar. Un jugador muy físico y muy duro que puede alternar el 4 y el 5 y que nos vendrá muy bien a la hora de buscar ese paso adelante, un hombre muy móvil, capaz de echar el balón al suelo y en definitiva un jugador de equipo que nos tiene que ayudar tanto a hacer grupo como a dar un paso al frente hacia nuestros objetivos”.

Aunque, sin lugar a duda, la guinda del pastel llegó con la contratación del MVP de la temporada pasada, un Oliver Arteaga que puso rumbo a Melilla para ejercer como el principal referente ofensivo del equipo: “Queríamos apostar fuerte por un jugador determinante y las valoraciones decían que en ese sentido Oli era el jugador más valiosos que podíamos incorporar. Queríamos a un jugador que generara desde el poste bajo pero no sólo para él sino también para los demás y eso es algo de lo que es muy capaz. Un jugador muy valorado y respetado en la Liga y por tanto una gran incorporación para nosotros ya que nos va a aportar muchísimas cosas”.


Con la ilusion de poder intentarlo de nuevo:

Alcanzaron el éxito en la última edición de los playoffs por el ascenso con un juego alegre y dinámico por lo que Alejandro Alcoba tiene realmente claro que pocas cosas deberá cambiar su equipo sobre la cancha.

Con pequeños retoques en su juego, el equipo tiene más que claras cuales deberán ser sus señas de identidad: “Cuando algo funciona bien es mejor no tocarlo y es por ello que nos gustaría que nuestras señas de identidad fueran muy similares a las del año pasado. Queremos mantener aquellas cosas que nos llevaron a destacar y mejorar aquellas en las que quizá no estuvimos tan finos para poder crecer como equipo. En el juego exterior tenemos jugadores que nos mejoran en situaciones de bloqueo directo y eso nos llevará a cambiar algunas cosas mientras que en la pintura volveremos a contar con un referente interior importante con la llegada de Oli Arteaga para sustituir la marcha de Sonseca. En definitiva, queremos  un juego alegre y directo basado en una defensa agresiva que nos permita llegar en ventaja al otro campo donde en estático contaremos con un gran referente como será Arteaga”.

Un camino con el que luchar de nuevo por los objetivos más ambiciosos en una competición en la que si algo tiene claro Alcoba es que su equipo puede luchar de nuevo por el ascenso: “Hay que ser realistas, nosotros tenemos un equipo como para luchar por lo máximo en esta categoría. Sabemos que este año será más difícil que nunca ya que la competición va a ser realmente exigente con equipos que se han reforzado realmente bien y plantillas muy competitivas pero yendo paso a paso creo que tenemos jugadores importantes que deben ayudarnos a crecer con el paso de las semanas para poder estar lo más arriba posible”.

Y para ello, Alcoba considera indispensable el apoyo de una afición que deberá volcarse de nuevo como lo hizo durante el tramo final de una competición en la que vibraron como nunca antes con el ascenso deportivo logrado en Huesca: “El año pasado nos costó mucho que la gente se enganchara al proyecto pero la final de la Copa Princesa fue un punto de inflexión para que la afición se reencontrara con equipo con el que disfrutaron mucho con el ascenso deportivo a la Liga Endesa así que ahora el objetivo principal no va a ser otro que el tratar de devolverles la ilusión para que se sientan partícipes de un proyecto ilusionante. Queremos que estén con nosotros desde el principio y que juntos volvamos a caminar de la mano para poder poner a la Ciudad de Melilla y al Melilla Baloncesto en el lugar que por historia les corresponde”.

  • + Leídas
  • + Recientes