Calzados Robusta, con ambición (Foto: CB Clavijo)
|
Noticia LEB ORO

Calzados Robusta, la sexta marcha llega con paso firme

9/20/2016 Por sexta campaña consecutiva la Liga LEB Oro volverá a mirar hacia Logroño donde el CB Clavijo afrontará el nuevo curso con la misma ilusión de la que se contagiaron tres años atrás con la llegada de Antonio Pérez a su banquillo. Estrenando denominación tras el fichaje de Calzados Robusta como patrocinador y con una renovada e ilusionante plantilla, los riojanos esperan pisar fuerte en una competición en la que tienen depositadas muchas esperanzas.

PABLO ROMERO / ÁREA DE COMUNICACIÓN FEB

Llegaron a la Liga LEB Oro seis años atrás tras protagonizar una excelsa temporada en la LEB Plata y desde entonces el nombre del CB Clavijo se ha convertido en el de uno de los habituales de una competición en la que la suerte no ha terminado de acompañarles sin embargo durante las dos últimas temporadas.

Con las lesiones conviviendo con el día a día de su plantilla, el plantel presidido por Juan Bernabé ha tenido que reinventarse durante el devenir de la competición adaptando su juego a las necesidades de una Liga en la que sin embargo pudieron portar con un notable orgullo el nombre de toda una región. Todo ello a través de un carácter aguerrido y luchador que ha servido para atraer durante el verano a un nuevo patrocinador principal, un Calzados Robusta que ejercerá como la denominación del club de cara a una temporada en la que están más que dispuestos a volver a intentarlo.   

Y para comprobarlo basta con escuchar las palabras de su técnico, un Antonio Pérez Cainzos para el que la nueva temporada supone todo un reto que afrontará con una de sus plantillas más completas de los últimos años. Doce jugadores entre los que destaca la experiencia de algunos de los históricos de la competición junto a la juventud arrolladora de jóvenes talentos que quieren crecer en Logroño en paralelo a su nuevo equipo.


Antonio Pérez Cainzos, a la tercera va la vencida:

Llegó al banquillo del CB Clavijo durante el verano de 2014 y lo hizo con el siempre complicado reto que suponía el tener que dar continuidad al excelso trabajo realizado por el madrileño Jesús Sala durante toda una década al frente del equipo.

Un objetivo cumplido con nota y por el que Antonio peleará de nuevo este año con el deseo de poder superar los guarismos de campañas anteriores: “Personalmente estoy muy agradecido al club por la confianza ya no sólo en mí sino en todo el cuerpo técnico ya que tal y como está el baloncesto profesional es todo un lujo el poder estar en un lugar en el que además de trabajar puedas construir año a año. Desde el cuerpo técnico vamos a intentar devolverles ahora esa confianza tanto con trabajo como con una mejora en cuanto a resultados ya que en los dos años anteriores el excesivo castigo llegado a modo de lesiones ha impedido que se pudiera obtener el resultado buscado a través de muchísimo trabajo”.

Para ello, el técnico gallego apostó desde el principio por una plantilla plagada de trabajadores y en la que la competencia obligue a cada uno de sus hombres a dar un plus de intensidad a favor del equipo: “Nuestra idea inicial era la de no realizar muchos fichajes pero sí la de contar con una plantilla de 12 jugadores compensando de este modo las carencias que nos puede dar este año el no contar con el filial de Liga EBA, esto generará una mayor competencia en el grupo y eso puede ayudarnos a crecer como equipo. Con un presupuesto muy similar al de la temporada pasada y respetando en todo momento la economía del club hemos tratado también de mejorar el equipo en la medida de lo posible prestando una especial atención a las carencias del año anterior. Hemos buscado poder mejorar el bloqueo directo en los bases, tener una mayor capacidad de rebote y poder contar con un referente en el poste bajo dentro de una plantilla completada con alguna apuesta”.


La plantilla del Calzados Robusta vista por su técnico:


Bases:
Quique Garrido y Alberto Martín

Contaron en sus filas con el base más valorado del pasado curso pero la marcha de Borja Arévalo a Castellón obligo a Antonio Pérez a reinventarse en la dirección del equipo.

Con Quique Garrido “atado” desde el mismo final de la pasada campaña, la cesión de Alberto Martín desde Murcia supuso el complemento perfecto para dar forma a una ilusionante pareja de playmakers: “Aunque a priori puedan ser dos jugadores muy similares por su altura o su físico realmente son muy diferentes y se complementan realmente bien. A nivel de conocimiento de la Liga y de gestión de grupos y de saber llevar el Ferrari creo que Quique puede ayudar muchísimo a Alberto y, por su parte, Alberto puede ayudar mucho a Quique a la hora de transmitirle frescura, desparpajo y juego en transición ofensiva”.

Aunque sin lugar a duda será la figura de Alberto Martín una de las más atractivas para el espectador dentro de una LEB Oro en la que su técnico quiere ayudarle a crecer como jugador: “Alberto es un jugador sumamente creativo al que desde el cuerpo técnico debemos ayudar a expresarse sobre la pista. Tiene mucho baloncesto dentro y llega a Logroño sabiendo que esta es una oportunidad muy importante para él después de dos años en Liga Endesa en los que ha adquirido la perspectiva de lo que es el baloncesto profesional. Ahora ha llegado el momento de que asuma responsabilidad porque tiene un gran futuro por delante al que tan sólo podrá llegar trabajando con humildad. Queremos que este año crezca a nivel defensivo, a nivel de ritmo y sobre todo de controlar las diferentes acciones del juego porque tenemos muchas expectativas puestas en él”.

 

Aleros: Carles Bravo, Marko Popadic, Andre Norris, Álex Reyes y Alberto Ruiz de Galarreta

Y si importante sera la presencia de un experimentado jugador como Garrido en el puesto de uno no menos valiosa será la veteranía en el perímetro tanto del todoterreno Carles Bravo como del auténtico abanderado del club, un Alberto Ruiz de Galarreta que seguirá incrementando su leyenda.

Dos auténticos lujos tanto para el club como para un técnico encantado con su presencia: “Para nosotros son dos auténticos referentes, los líderes naturales de un bloque nacional bastante sólido y al que deben ilustrar con sus valores porque son jugadores de mucha raza. Carles fue el jugador que más entrenamientos realizó el año pasado y a su vez el que menos pasó por la enfermería ya que es un jugador que se cuida mucho y que transmite valores muy positivos a los jóvenes. Además de eso nos aportará mucho sobre la pista con su capacidad para el bloqueo directo, su tiro exterior, su capacidad de pase, su creación de juego… Nos va a venir muy bien para nuestro juego de esta temporada al igual que un Alberto Ruiz de Galarreta que es todo un icono para el club. Un tirador de rachas que tiene un gran talento en los momentos calientes del partido y que es capaz de romper partidos. Independientemente de su edad el año pasado dio un paso al frente creciendo en su juego ya que entendió que podía ser un alero mucho más completo tanto en el rebote como generando faltas”.

A ellos se unirán este año unos Marko Popadic y Andre Norris que ejercerán como los debutantes de un perímetro en el que su principal reto pasará por adaptarse cuanto antes al baloncesto nacional: “Tendremos que adaptarlos cuanto antes ya que son jugadores que no conocen la competición. La parte positiva es que Marko está ya adaptado al baloncesto profesional tras su paso por Grecia y Hungría lo que nos ayudará a que sepa lo que es un vestuario y cómo fluctúan las decisiones. Tiene un tiro exterior bastante sólido y debe generar para nosotros desde el bloqueo directo ayudándonos también en algo que a mí me gustan mucho como son los indirectos ya que creo que nuestro juego puede adaptarse muy bien a él haciéndole disfrutar mucho Por su parte Andre es una de nuestras apuestas, un jugador que llega de la NCAA III y que me llamó mucho la atención. Hablamos con él y nos gustó ya que buscábamos un tres alto como él que nos diera muchas opciones de juego y de momento, después de los primeros días, creemos que está entendiendo bien las cosas y que nos puede llegar a ayudar mucho en el rebote defensivo para crecer”.

El juego exterior se completará con la renovación de un joven alero como Álex Reyes quien peleará día a día por minutos en el seno de un equipo por el que ha apostado con fuerza: “Es un jugados al que conocemos muy bien y al que nos habíamos animado a hacer un contrato de larga duración ya que intuimos en su momento un gran crecimiento. El año pasado tuvo ya ficha con el primer equipo y pese a que no dispuso de muchos minutos por las lesiones y por su rol él ha tomado la decisión valiente de quedarse aun sabiendo que hay muchos jugadores para repartir los minutos en esa posición. Hasta el momento está realizando una gran pretemporada y a partir de ahí será su trabajo y su baloncesto el que defina tanto su rol como los minutos de los que pueda disponer. Es un jugador muy interesante que puede alternar el tres alto con el cuatro abierto que puede llegar a sernos muy útil en una Liga tan larga como esta en la que si mantiene esta línea tendrá sin duda sus oportunidades”.

 

Pívots: Seger Bonifant, Tunde Olumuyiwa, Volodymyr Gerum, Adrián Laso y Simon Birgander

La pintura riojana comenzó a edificarse sin embargo en torno a un hombre con contrato, un Adrián Laso que pese a dicha situación ha ejercido como uno de los “fichajes” más valiosos del verano para la entidad una vez superada la lesión de larga duración que le mantuvo en el dique seco durante el pasado curso.

Así lo valora un técnico realmente satisfecho con su retorno: “El tenerle de vuelta es una gran noticia después de lo vivido la temporada pasada. Es un jugador que te da mucho sobre la pista y que te puede ayudar tanto al cuatro como al cinco pudiendo llegar a ayudar incluso en el tiro de tres. Un jugador de raza de esos que cualquier entrenador quisiera tener y que lo da todo en los entrenamientos contagiando a sus compañeros. Estoy seguro que este año el baloncesto le va a dar todas esas cosas que se está mereciendo porque tiene una gran proyección como jugador”.

La segunda renovación llegó con un Tunde que tras explotar en Logroño decidió renovar su confianza en una pintura en la que no faltará talento tras la contratación de un Gerum de trayectoria imparable: “Tunde es un jugador que el año pasado llegó como una apuesta desde la segunda división mexicana como jugador defensivo y rotación para Adrián y que nos demostró con la lesión de Adrián que tenía dentro mucho más. Es un jugador muy rico tácticamente, que puede defender a cualquier interior y un auténtico intimidador con su capacidad para taponar. En ataque es capaz de jugar por encima del aro siendo realmente inteligente en situaciones de pick&roll y que nos aportará mucha energía en un juego interior en el que Gerum debe ser también muy importante. A finales de la temporada pasada lo trajimos a Logroño para presentarle nuestro proyecto y le gustó lo que vio. Entendió que este podía ser un lugar importante para su crecimiento y decidió apostar por nosotros para los dos próximos años por lo que en ese sentido vamos a ayudarle en sus objetivos individuales para que así nos ayude a conseguir los colectivos. Debe ser todo un referente en situaciones cercanas al aro con poste bajo, 1x1 y rebote defensivo y ofensivo, un pívot móvil pese a sus 2,09 y que nos puede ayudar mucho en nuestro juego”.

El salto de Simon Birgander desde el equipo de Liga EBA así como la llegada de Seger Bonifant supusieron la culminación de un juego interior en el que los riojanos ganarán centímetros a la búsqueda de un notable crecimiento en su juego: “Simon es un jugador por el que apostamos ya el año pasado, un proyecto a medio y largo plazo del club, alguien con muchísima proyección y que viene tras realizar un gran Europeo U20 con la Selección de Suecia. Nos va a dar rebote, rotación, intimidación y presencia física en zonas cercanas al aro. Pretendemos que sea un líder en capacidad de aprendizaje así como en ilusión y ambición. Por su parte, Seger fue uno de los primeros jugadores que contratamos esta temporada ya que nos atraía que pudiera hacer tanto el 4 como el 3. Tiene un grandísimo tiro exterior y otras muchas situaciones diferentes para anotar, puede echar el balón al suelo, uno contra uno, juego sin balón, rebote de ataque… Viene de una muy buena universidad en NCAA2, pero sabemos que hay que tener paciencia porque es un rookie, aunque su ambición por coger esta oportunidad nos puede ayudar mucho, sobre todo a medida que avanza la temporada”.


Paso firme para una nueva oportunidad:

No le ha acompañado la suerte al CB Clavijo durante las últimas temporadas pero si algo tiene claro Antonio Pérez de cara al nuevo curso es que a la tercera irá la vencida. Mimbres no le faltarán para ello en el seno de un vestuario comprometido con el proyecto y que espera poder reconciliarse con el baloncesto en un año que supondrá una gran oportunidad para todos.

Un reto al que optarán a través de un estilo de juego en el que la adquisición de los conceptos básicos debe preceder a la excelencia: “La idea principal es la de poder ser un equipo sólido, un equipo que haga bien las cosas y que intente ofrecer a su afición un juego bonito. A partir de ahí mi estilo de juego no es muy diferente al que busque cualquier otro entrenador ya que busco un juego que nos lleve a defender bien, correr mucho, meter muchos puntos en contraataque… Eso es el baloncesto que tenemos en la cabeza para este equipo, aquel que el año pasado conseguimos en la primera vuelta y al que tuvimos que renunciar al vernos castigados por las lesiones en el tramo final readaptándonos a las circunstancias. Queremos construir despacito porque al cambiar la pareja de bases hace que tengamos que reconstruir nuestro software desde cero pero los equipos que he entrenado siempre han ido de menos a más y por eso creo que debemos ir pasito a pasito, haciendo las cosas bien y creciendo a lo largo de la competición”.

Ideas que deberán llevar al conjunto riojano a poder superar en la tabla clasificatoria lo logrado un año atrás: “El principal objetivo para nosotros es el de poder mejorar a nivel de resultados lo cosechado el año anterior e intentar crecer sin olvidar nuestra metodología de trabajo en la que vamos a buscar un gran crecimiento dentro de los jugadores jóvenes con los que contamos y que creemos que pueden darnos mucho a partir de la segunda vuelta. Sabemos que en la Liga hay cuatro equipos inaccesibles por presupuesto pero que el resto estamos muy igualados y que teniendo una buena química en el vestuario y una buena dinámica de trabajo se puede llegar a conseguir cualquier cosa y nosotros queremos estar dentro de esa clase media”.

Un reto con el que tratar de llevar al Palacio al mayor número posible de espectadores de cara a un nuevo curso que afrontan con la mayor ilusión: “Este año no queremos pedirle nada a nuestra afición antes de comenzar la temporada sino que lo que queremos es ofrecer. Durante la  temporada pasada nos movimos entre los 600 y los 1.200 espectadores así que nuestro objetivo este año no es otro que el de poder ofrecer el mejor juego posible para conseguir una serie de resultados que nos ayuden a atraer aficionados así como a crear en la ciudad una cultura de baloncesto. Debemos mirarnos en el espejo de ciudades como A Coruña, Palencia o Burgos que empezaron con muy pocos espectadores y que ahora llenan sus pabellones y eso es lo que queremos conseguir nosotros. Queremos que la afición de Logroño sepa lo difícil que es poder mantener un equipo de baloncesto profesional y que se sientan orgullosos de una plantilla que lo va a dar todo en la pista para que podamos crecer e ilusionar a nuestros aficionados para que nos respondan con su apoyo en un año que va a ser muy bonito para todos”.

  • + Leídas
  • + Recientes