Creus y Olmos, piezas indispensables (Foto: Hugo Álvarez)
|
Noticia LEB ORO

Leyma Coruña, renovando votos desde la responsabilidad

9/15/2016 Con la misma humildad con la que llegaron a la LEB Oro cinco años atrás y con idéntica capacidad de trabajo a la que les llevo a rondar la final de los playoffs por el ascenso el pasado curso, el Leyma Coruña afrontará una nueva edición de la competición con una plantilla plagada de renovaciones y en la que la continuidad de sus piezas más importantes asegura cuanto menos una buena dosis de compromiso.

PABLO ROMERO / ÁREA DE COMUNICACIÓN FEB

La historia reciente del Leyma Coruña lleva asociada a su nombre la palabra responsabilidad. Un término grabado a fuego en la piel de todos y cada uno de los integrantes de un vestuario para el que la historia comenzó a cambiar tan sólo cinco años atrás con su debut en la Liga LEB Oro.

Con Antonio Herrera clasificando al equipo para los playoffs por el ascenso durante su primer año en la competición llego el primer paso pero fue tras la contratación de Tito Díaz cuando el color naranja de sus camisetas comenzó a adquirir un brillo especial. Y es que desde la junta directiva no pudieron encontrar mejor patrón para su velero que un técnico de la tierra con el que su navío gana metros de eslora temporada tras temporada.

El mejor ejemplo de ello, lo sucedido el pasado curso con el rendimiento deportivo alcanzado por una plantilla que supo resurgir tras un mal inicio liguero que les llevó a ser colistas (J.8 / 1-7) hasta alcanzar las semifinales de los playoffs por el ascenso. Una fase final en la que ejercieron como “el equipo a temer” con unas gradas de Riazor repletas de aficionados a los que aspiran poder “renovar” de cara a una ilusionante campaña en la que la continuidad de hasta 7 jugadores supone una nueva garantía de compromiso.  


Tito Díaz, el extraño caso del profeta en su tierra:

No suele ser habitual el poder ver a un técnico de la tierra perdurar con el paso de los años al frente de un banquillo pero el de Tito Díaz es uno de esos casos especiales tras haber dotado a su Leyma Coruña de una valiosa identidad propia.

Un equipo con carácter y del que estará al frente por cuarta campaña consecutiva pese a los cantos de sirena llegados durante el verano desde algunos de los equipos punteros de la competición. Pero si algo tuvo claro Tito es que en A Coruña contará de nuevo con la total confianza de un club entregado a su trabajo: “Como técnico siempre estaré muy agradecido por haber contado en todo momento con la confianza de un equipo al que llegué tras dos años y medio sin haber podido estar en un banquillo y en el que han sido dos directivas diferentes las que han apostado por mí. En el caso de este verano, el haber sonado para otros equipos es todo un reconocimiento profesional a la labor que estás realizando pero aquí me siento querido y valorado y por eso el seguir en el Leyma ha sido siempre mi primera opción, más aún en un año en el que se apuesta con fuerza por mantener tanto el bloque como el estilo”.

Fue en ese punto cuando comenzó la construcción de una plantilla en la que, al contrario que en años anteriores, la continuidad pudo ser el punto de partida pese a la revalorización de la gran mayoría de sus jugadores. Así lo permitió el crecimiento económico y social de un club tomado muy en serio por la competición: “Los playoffs de la temporada pasada nos han ayudado mucho a la hora de construir nuestra nueva plantilla ya que los llenos que vivimos en Riazor animaron mucho a la directiva a la hora de conseguir recursos así como a los patrocinadores a la hora de incrementar su inversión. Hemos crecido también en número de abonados y todo ello en conjunto ha permitido que hayamos podido optar a un alto número de renovaciones en un verano en el que hemos percibido que la imagen del club hacia el exterior es buena lo que nos permite traer con una mayor facilidad mejores jugadores”.


La plantilla del Leyma Coruña, vista por su técnico:


Bases:
Joan Creus, Zach Monaghan y Pablo Ferreiro

Y dentro de ese amplio bloque de renovaciones, dos de las más importantes para su técnico serán las de su pareja de bases, unos Joan Creus y Zach Monaghan que ejercerán de nuevo como el cerebro del equipo.

Así lo confirmaba un Tito Díaz realmente satisfecho con la renovación de sus respectivos contratos: “Son dos bases jóvenes y con buenas piernas y eso es algo clave ya que tanto la defensa como el ataque de un equipo comienza en esta posición  pero lo más importante es que con la presencia de Joan y Zach nos aseguramos poder mantener nuestro estilo de juego ya que las ideas del entrenador se reflejan sobre la pista en el trabajo de sus bases. La idea principal es que nos ayuden a mantener ese estilo de juego  toda pista rápido y con mucho ritmo y con el que divirtamos a nuestros aficionados y con el que sigamos enganchando gente a nuestros partidos”.

Un reto colectivo personificado en su pareja de bases dentro de una temporada marcada en rojo para sus respectivos crecimientos individuales: “Evidentemente no debemos olvidarnos de que además de poner su talento al servicio del equipo nosotros también debemos ayudarles a crecer como jugadores en un año en el que deben dar un nuevo paso al frente. Son dos bases distintos pero ambos componen una pareja compensada en la que Zach es un base más creativo y talentoso mientras que Joan es ese base más director, más jugador de equipo capaz de hacer jugar a sus compañeros. El reto para Zach es el de poder mejorar principalmente en dirección de equipo y defensa mientras que Joan debe crecer en velocidad y visión del aro”.

Dos jugadores que deberán ser el modelo a seguir en el día a día para Pablo Ferreiro un joven jugador procedente del Estudiantes de Lugo y que ejercerá como el complemento en la dirección: “Será nuestro jugador número doce pero no por ello menos importante ya que debe ayudarnos mucho en el día a día. Cada entrenamiento supondrá una oportunidad única para él a la hora de seguir creciendo como jugador en una temporada en la que debe ayudarnos tanto en esos entrenamientos como en caso de que se produzca algún contratiempo”.

 

Aleros: Ángel Hernández, Filip Djuran, Dago Peña, Larry Abia y Tuty Sabonis

Un año más, la línea exterior del conjunto celeste estará liderada por un Ángel Hernández que ganará galones tras asumir la capitanía de un equipo en el que se siente ya como en casa.

Hombre fundamental en los esquemas del equipo y todo un referente para una plantilla a la que ilustrará desde el puesto de dos con su calidad, experiencia y conocimiento de la casa: “Para nosotros Ángel parte como un dos ya que él se siente cómodo en la pista con este rol independientemente de que ahí puede asumir a la perfección el papel de base en momentos concretos de los partidos. Para cualquier entrenador resulta interesante el poder contar con dos bases sobre la pista y con él podemos tener eso sin olvidarnos de que es un jugador que cada vez ve más el aro, que cada vez nos ayuda más a la hora organizar en ataque al equipo y que cada día nos aporta más en labores defensivas. Este año le vamos a pedir un pasito más en algunos aspectos pero sabiendo que nos sentimos muy satisfechos con su trabajo en este puesto durante los dos últimos años”.

Junto a él, el club pudo retener este verano a unos Dago Peña y Larry Abia que fueron creciendo en paralelo al equipo el pasado curso y que asumirán ahora una segunda temporada en A Coruña en la que quieren dar un nuevo paso al frente: “Dago llegó mediada la temporada pasada para ayudarnos en el tramo final de la competición. Entrenó poco y jugó mucho por lo que aún debe continuar con su adaptación al baloncesto europeo pero ya el año pasado nos demostró que podía aportar muchas cosas al equipo. Es un jugador con mucho talento, muy creativo en el 1x1 generando juego y que ve muy bien el aro pero que más allá de su talento ofensivo puede ayudarnos también mucho en defensa, sin querer compararlo con Jesús Castro debe ser un referente en ataque. Por su parte Larry es todo lo contrario porque con su presencia en la pista el equipo sube un punto en defensa ya no sólo por lo que aporta sino también por cómo contagia a sus compañeros. Un jugador muy intenso, que lo deja todo en la pista y que es sumamente interesante para nosotros”.

Uno de los fichajes más interesantes de la línea exterior llegó con la incorporación de un apellido histórico como el de un Tuty Sabonis que demostró al club desde el primer día sus deseos de poder recalar en Riazor: “A él le gustaba mucho el estilo de juego de nuestro equipo y se ha adaptado muy bien al grupo. Es un jugador que puede aportar centímetros en la posición de tres y es ahí donde se va a mover este año ayudándonos a ser un equipo más grande y pudiendo incluso postear en momentos concretos. Queremos aprovechar sus cualidades y tratar de mejorarlas ya que es un jugador muy interesante con el balón en el suelo, un jugador joven y con mucha ilusión de poder ayudar al equipo siendo lo más útil posible”.

Pero será el nombre de Filip Djuran el de la principal apuesta de un juego exterior en el que el reto prioritario estará en poder adaptarlo cuando antes al estilo de juego del equipo: “Filip es un jugador de muy buena escuela, tiene mucho baloncesto sabiendo pasar y tirar y cuenta con experiencia en Europa tras su paso por Portugal y Suecia. Es un chico muy atento y trabajador que siempre quiere mejorar pero aún va a necesitar un tiempo para poder mejorar su estado de forma y terminar de adaptarse al equipo ya que llegó tarde al grupo y después de un tiempo sin entrenar. Nosotros somos un equipo con mucho ritmo y necesitará aún de un buen trabajo para poder aportarnos cosas aunque estamos convencidos por su actitud de que lo va a lograr”.

La línea exterior se complementará este año con dos jóvenes talentos de la tierra, el base-escolta Pablo Pizarro y el alero alto Óscar Pérez quienes sumarán su granito de arena a cada sesión de entrenamiento de un equipo en el que lucharán por sus sueños de futuro.

 

Pívots: Gediminas Zyle, Javi Lucas, Sergio Olmos y Josip Mikulic

Y si hubo una buena noticia para Tito Díaz a lo largo del verano esa fue la renovación de Sergio Olmos, uno de los hombres más valorados del pasado curso y, a su vez, uno de los centers más deseados en el mercado estival.

Pero Olmos se siente cómodo en A Coruña y de ahí su apuesta de poder continuar un año más en la capital herculina: “Cuando hablé con Sergio el verano pasado tuve la sensación de que podíamos lograr juntos un gran crecimiento y el tiempo nos demostró que no nos habíamos equivocado. Para nosotros era una prioridad junto a los bases y, pese a que no le han faltado ofertas, se siente cómodo en A Coruña y ha apostado por seguir junto a nosotros en un año en el que tendrá la dificultad de poder mantener ese nivel alcanzado. Tiene el bagaje del año pasado y un estilo de juego que le va bien pero ahora las defensas ya le conocen y tratarán de frenar ese juego rápido con el que tanto genera para el equipo. Debe cuidar todo lo referente a las faltas personales aunque, si te soy sincero, este año es algo que nos preocupa un poco menos ya que con Mikulic estamos bien cubiertos”.

Y es que el center europeo será el mejor complemento posible en una posición en la que ganarán centímetros respecto al pasado curso: “Es un cinco que va a dar mucho al equipo, un jugador fuerte y grande con capacidad tanto para jugar en la pintura como para poder tirar. Entiende muy bien el juego, se coloca bien, da buenos bloqueos, sabe pasar… y eso es una ventaja enorme. Es un poquito más lento que Sergio pero tiene mano y calidad lo que hace que sea un buen complemento para él en un año en el que uno de los retos puede pasar porque lleguen a compartir minutos sobre la pista con el transcurso de la temporada lo que nos convertiría en un equipo enorme”.

Algo similar sucederá en el puesto de cuatro donde ambos jugadores compartirán minutos y protagonismo en función de las necesidades de un grupo al que deben aportar todo su talento: “Este año, con la marcha de Beqa, queremos que Zyle adquiera un mayor protagonismo asumiendo más tiros. Es un jugador rápido pese a su altura y que cuando entra en racha es muy difícil de parar mientras que Javi Lucas es ese jugador que tiene la capacidad de hacer buenos a sus compañeros a la par que sigue valorando. No es un especialista en algo concreto pero hace muchas cosas tal y como pudo verse el año pasado donde fue uno de los jugadores con mayor promedio por minuto de la competición. En los primeros partidos de la temporada ha sido nuestro hombre más valorado y eso nos hace mirar con optimismo a la temporada”.


Fieles a un estilo con el que poder brillar de nuevo:

Fueron uno de los equipos más temidos del tramo final de la pasada temporada y todo ello gracias a su juego, un estilo rápido y atractivo con el que engancharon a cientos de espectadores en un Polideportivo de Riazor que registró algunas de las mejores entradas de la temporada.

Una vez logrado, el reto para la presente campaña pasa por la posibilidad de poder mantenerse a la par que el equipo saca brillo a algunos aspectos calificados por su técnico como el reto a lograr para el presente curso: “Queremos mantener nuestro estilo de la temporada pasada a la par que damos un pasito al frente en algunos aspectos como la defensa y el rebote. Además queremos aprovechar muy bien a nuestros jugadores interiores porque este año somos un equipo muy alto en el que queremos que los pívots jueguen entre ellos con una buena conexión a su vez con los exteriores. Si lo conseguimos habremos logrado compensar los puntos que perdemos sin Ben Stelzer y Beqa Burjanadze en un año en el que nuestros tiradores deberán lograr una buena selección de tiro para que podamos crecer en anotación exterior”.

Todo ello con un triple objetivo en el que su estilo de juego deberá servirles para poder alcanzar los retos previstos para el nuevo año: “Para esta temporada partimos con tres objetivos: el primero de ellos es ser competitivos siempre manteniendo esa línea de trabajo que el año pasado nos llevó a no hundirnos cuando las cosas no iban bien. En segundo lugar queremos volver a ilusionar a nuestra gente manteniendo el estilo de juego con el que tantas alegrías dimos a nuestra afición la temporada pasada llenando nuestro pabellón. Y por último, un reto deportivo que pasa por intentar estar de nuevo entre los de arriba en un año en el que ya nos conocen y en el que por tanto ya no podemos ser el equipo sorpresa pero en el que soñamos con poder repetir lo logrado el pasado curso”.

Retos a los que optarán con el apoyo y el cariño de una afición que crece en número día a día y que se encuentra ya deseosa del comienzo de una compaña en la que Tito Díaz tiene muy claro lo que les ofrecerán sobre la pista: “No deben tener ninguna duda de que el equipo va a ser generoso en su esfuerzo y que lo va a dejar todo para poder agradar a su afición porque así está siendo desde el primer entrenamiento de la temporada. Vamos a mantener el estilo pero también el espíritu para ofrecerles un baloncesto del que disfruten y con el que puedan seguir junto a nosotros cada noche de viernes”.

  • + Leídas
  • + Recientes